Vinagre balsámico tradicional y glazé

El aceto o vinagre balsámico es un tipo de vinagre de origen italiano, de la región de Módena. Se trata de un vinagre obtenido a partir de una mezcla de vinos, en la que intervienen vinos tintos y vinos blancos. Dentro de sus características se destaca un sabor fuerte, ligeramente dulce y agrio pero bien equilibrado, de color oscuro con agradable y armónica acidez. Este vinagre se puede utilizar en la entrada, en el plato fuerte y hasta en los postres, lo que lo vuelve una pieza esencial en la cocina. Para usarlo en una ensalada, tan solo viértalo al gusto y mezcle bien con las hojas de lechuga, cuando lo coma con carne, que bien puede ser una asada al carbón, rocíela cuando esté recién cocinada.

Si la quiere comer en el postre; pruebe por ejemplo, aceto balsámico glazé, al momento de servir agregue frutillas frescas y por encima un buen helado de vainilla. Debe tenerse cuidado con las cantidades ya que si no se sabe utilizar puede estropear un plato (se suele calcular una cucharadita por persona). Una receta muy conocida en Módena es filete con salsa balsámica. En el caso de emplearlo con platos calientes debe vertirse justo antes de retirarlo del fuego. Si se es posible verter sólo una gota en algunos helados, se puede llegar a descubrir un sabor diferente y muy original. El sabor de este vinagre es tan sutil que realza los condimentos con sabor a fruta, si se calienta desaparece su acidez y dulzura. Este vinagre se conserva bien incluso una vez abierto, la introducción de oxígeno no deteriora el contenido.