Misso

Cómprala AQUÍ

El miso es un condimento de origen chino extendido en Japón en el siglo VII y actualmente también adoptado por occidente, al que se le otorgan múltiples beneficios además de ser un ingrediente básico en muchas elaboraciones de la cocina asiática. El miso, que significa “fuente de sabor”, ha sido considerado un alimento curativo dado el valor nutricional de sus ingredientes y el método de elaboración, que es la fermentación. El miso es una pasta fermentada hecha a partir de la soja, a veces mezclada con otros cereales como la cebada o el arroz y con adición de sal. Según la mezcla de cereales y el tiempo de fermentación, se obtiene un tipo de miso, con un color y sabor particular. El uso culinario es muy amplio, el más común es en la elaboración de sopas, pero para conservar sus propiedades es preferible añadirlo al final de la cocción, pues no conviene que coja demasiada temperatura. Para ello, se diluye una cucharada de miso en un poco de caldo y después se añade a la sopa, se deja reposar unos minutos y listo. También se puede añadir a los guisos, hacer mayonesas y otras salsas, purés, vinagretas, etc. Sustituye parte de la sal en las elaboraciones culinarias ofreciendo, además de sus valores nutricionales, un toque muy sabroso.