Achiote

El achiote proviene de las semillas de la planta Bixa Orellana (Bixáceas), estas semillas se usan como condimento y colorante; es un ingrediente muy importante en la cocina del sureste de México. La utilización del achiote no siempre ha sido la misma, antiguamente, antes del descubrimiento de América, los indígenas ya la utilizaban y la llamaban en la lengua náguatl achiotl, ellos la trituraban y la hervían con agua para obtener su color, después utilizaban el pigmento para pintarse el cuerpo y la cara. También lo empleaban en el campo medico como un diurético, curar quemaduras y la lepra americana. Como dato curioso también le adjudicaban propiedades afrodisiacas, de allí sale la leyenda de los dioses de la fecundidad Xochipilli y Xipe Tótec fueron pintados en códices y muros con este pigmento.

En el México prehispánico se utilizaba poco gastronómicamente, ya que consideraban a la planta sagrada, debido a su color rojo que la relacionaban con la sangre, no obstante los mayas lo elaboraban con cacao para hacer una bebida espumosa para sus rituales y ceremonias, también preparaban muchos guisos y salsas coloridas con este condimento. Después del descubrimiento de América se introdujo a Europa y Asía por un Francés Rochefort en 1659, lo llamo rocou y fue empleado para teñir pieles, lana, seda, huesos, marfil quesos, productos ahumados, mantequillas etc. La verdad que es un condimento delicioso que le da un toque particular le da a sus platos, se recomienda en la elaboración de guisos de pollo y cerdo, chorizos, longanizas y escabeches.