Jengibre en polvo

Cómprala AQUÍ

Cálido, incisivo y exótico, el aroma del jengibre impregnó muchas de las creaciones gastronómicas ideadas por los cocineros de la antigüedad. El jengibre es muy utilizado en las gastronomías, de la India, Japón, Indonesia e Islas del Caribe en salsas, carnes, pescados, mariscos, pollo, arroz, sopas. También se usa en mermeladas, frutas confitadas y golosinas, galletitas, panes y compotas. El té de jengibre con miel y naranja, así como las bebidas naturales de jengibre resultan de lo más saludable, deliciosas y fáciles de hacer. Sirven para estimular los jugos gástricos y proveer efectos de alivio para la gripe y la tos. Entre su reputación también está prevenir ataques del corazón, dolor de artritis, dolores intestinales, prevenir el cáncer de piel y ayudar en la perdida de peso. El jengibre hay que utilizarlo con cuidado ya que es muy fuerte de sabor, algo picante y muy aromático, debemos ir probando hasta lograr el sabor deseado, tiene como particularidad que a medida que lo cocinamos se torna agradable, perdiendo su sabor picante, pero nunca su aroma.

Tradicionalmente, el uso del jengibre se ha relacionado con las dolencias estomacales y se ha usado como tónico digestivo. Desde hace más de 2.500 años la medicina china lo ha recomendado para la hinchazón abdominal, para enfermedades inflamatorias comunes como la artritis, y como protector contra el efecto perjudicial del alcohol y las drogas. La raíz del jengibre también es empleada como tratamiento contra las náuseas causadas por los mareos en medios de transporte y los padecidos por las embarazadas. Debido a su composición, la raíz acumula unos doce componentes anti-virales, también ayuda a reducir los síntomas de resfriados, disminuyendo la fiebre y el dolor, y suprimiendo la tos.