Lavanda

Cómprala AQUÍ

 

Lo más apreciado de la lavanda es su perfume, utilizado en distintos productos que pueden ir desde los ambientadores hasta los cosméticos, pasando, por supuesto, por la cocina.

A la hora de hacer infusiones, la lavanda es de buena combinación con muchas otras plantas como la manzanilla, el poleo, el anís, la menta, la melisa, la tila, la amapola o la pasiflora entre otras. Pero podemos dar muchos otros usos culinarios a la lavanda, de hecho, forma parte de una de la mezcla de hierbas aromáticas más populares de la gastronomía francesa.

Las flores secas de la lavanda las podemos incluir solas o combinadas con otras hierbas aromáticas en nuestros guisos, proporcionan un buen toque aromático a los productos de repostería, es un ingrediente ideal con el que hacer un azúcar aromatizado, con el chocolate combina muy bien, con una aromática infusión de lavanda (en agua, en leche o en nata) podemos aromatizar flanes, cremas e incluso hacer helado.

Cupcakes de lavanda

Ingredientes:( para 12 cupcakes)

120 de leche 5 cucharadas de flores secas de lavanda, 120 de harina, 140 de azúcar glas, 1 1/2 cucharaditas de levadura en polvo, 40 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente, 1 huevo.

Ingredientes para el frosting de lavanda: 25 ml. de leche entera, 2 cucharadas de flores secas de lavanda, 250 g de azúcar glas tamizada, 80 gr mantequilla a temperatura ambiente, unas gotas de colorante púrpura.

Elaboración: Poner a infusionar durante unas horas (yo lo dejé toda la noche), la leche con las flores de lavanda en un recipiente, tapar y llevarlo a la nevera. Tener en cuenta infusionar la leche que necesitamos para los cupcakes y la que necesitaremos para el frosting.

Precalentar el horno a 179º. En un bol poner la harina, el azúcar, la levadura en polvo y la mantequilla, batir a una velocidad baja hasta conseguir una consistencia arenosa y con todos los ingredientes bien integrados. Colar la leche que teníamos infusionando con las flores, y verter lentamente en la mezcla anterior sin dejar de batir y hasta conseguir mezclarla totalmente. Añadir el huevo, volver a batir. Verter la mezcla en las cápsulas de papel elegidas, y llenarlas dos tercios de su capacidad, horneandolas de 20 a 25 minutos, comprobar con un palillo que están en su punto.Dejar enfriar completamente sobre una rejilla, antes de cubrirlos con el frosting.

Elaboración del frosting: Verter el azúcar glas, la mantequilla y el colorante en un bol para batir a velocidad media-baja hasta conseguir que estén todos los ingredientes integrados totalmente. Sin dejar de batir, añadir poco a poco el resto de la infusión de la leche, batir hasta conseguir un glaseado ligero y un poco montado (5 minutos), cuanto mas lo batimos, mas esponjoso y ligero. Con una espátula cubrir los cupcakes, y decorar con lavanda.

 

Helado de lavanda

10 ramitas de lavanda 8 yemas 1 taza de azúcar 1/2 litro de crema 1/2 litro de leche Preparación En una olla, pon a hervir la leche y la lavanda. Retira la leche del fuego, tápala y déjala en reposo por media hora. Bate las yemas y el azúcar hasta que estén espumosas. Agrégale la infusión de lavanda, siempre revolviendo para que no cuaje. Calienta la mezcla a baño María sobre fuego lento. Revuelve constantemente y no dejes que hierva. Retírala del fuego, déjala enfriar, agrégale la crema y pon a helar. Cada media hora, sácala del refrigerador, revuélvela y ponla de regreso a helar. Repite este proceso hasta que la mezcla adquiera la consistencia de helado.

Vinagreta de lavanda

Ingredientes 40 mililitros de aceite de oliva virgen extra, 10 gramos de vinagre de Jerez, 3 gramos de flores de lavanda, 7 gramos de miel, una pizca de tomillo y sal y pimienta al gusto.

Elaboración Pon en el vaso de la batidora todos los ingredientes y tritura unos instantes, la vinagreta emulsionará y tomará un color blanquecino. Pruébala y rectifícala si fuera necesario, igual te gusta con más lavanda o más tomillo, hazla a tu gusto, y si crees que te ha quedado muy fuerte, puedes añadir un poco más de un aceite suave, aunque a la hora de acompañar a los ingredientes del plato, su sabor se suavizará.

Puedes preparar la vinagreta de lavanda con antelación para que los sabores estén bien fusionados a la hora de servirla.