Pimienta blanca

La pimienta blanca en grano es más picante que la negra. Es especialmente apreciada porque aporta picante pero se mantiene invisible en salsas y otras preparaciones de color claro como mayonesas, salsas madres blancas, sopas de nata o natillas especiadas, entre otros. La pimienta blanca es sólo la semilla de la pimienta, sin la capa exterior del fruto. Se hace con bayas completamente maduras que se remojan en agua durante una semana para que la capa del fruto sea degradada por las bacterias; después se frotan para quitar esa capa y, por último, se secan. Al moler los granos de pimienta se liberan sustancias aromáticas orgánicas que se evaporan rápidamente, así pues el sabor más completo y fresco es el de los granos enteros molidos directamente sobre la preparación culinaria.

Leave a Reply