Bayas de enebro

El enebro se encuentra en zonas montañosas, sobre todo en las zonas frías de Europa, Asia y Norteamérica. Las bayas de enebro han sido muy valoradas por sus propiedades medicinales antes que las culinarias, se cree que aumenta la resistencia física, también se le otorgan propiedades digestivas, balsámicas, expectorantes, diuréticas o antisépticas entre otras. También se extrae de las bayas un aceite esencial que se utiliza en aromaterapia y perfumería.

En la cocina, las bayas de enebro son ideales para aromatizar platos de carne, especialmente acompañan a las carnes fuertes como las de caza, un ejemplo lo vemos en el Venado asado de Jamie Oliver. Es utilizado en platos tradicionales como el Choucrout, y se incluyen en la elaboración de adobos, salsas, etc.

Las bayas de enebro son un tanto amargas, con matices cítricos y dulces. Se pueden utilizar tanto frescas como secas, pero conviene moderar su uso porque proporcionan un sabor muy fuerte. Antes de usarlas hay que machacarlas un poco en el mortero, así desprenderán toda su esencia. Una vez machacadas se pueden dejan marinando de un día para otro con la carne que se desea utilizar o se ponen directamente en la sartén con aceite de oliva y se sofríe la pieza de carne deseada. van muy bien maceradas y mezcladas con otras especias como coriandro y pimienta, tanto para marinar como para sofreír directamente.

Su uso no se restringe sólo a platos de sal, en batidos de frutas y mermeladas aportarán su característico sabor. para ello de ponen en agua con azúcar 20 minutos y luego se licúan.